2017-04-06

179.- El concepto irracional del demonio (I)


Autor: Riskov


1.- Historia.

Las religiones cristiana y musulmana han proclamado a los cuatro vientos la existencia de un Dios lleno de amor, creador de este universo, cuyo nombre es Jehová o Yahvé, así como la de un ente malvado denominado Satanás o el Diablo, quien es la antítesis de su amoroso Dios Jehová, causante de todo lo malo que ocurre y ha ocurrido en el Universo.

En el primer milenio de la era cristiana la figura del Demonio no tuvo la importancia que alcanzó en los finales de la Edad Media, y sobre todo en los comienzos de la Modernidad.

En los siglos XVI y la primera mitad del XVII, la obsesión demoníaca llega a su culminación. Las hogueras se multiplican, el horror y la angustia conmueven las conciencias, surge un nuevo género literario, las "Historias trágicas", donde abundan los demonios, las brujas, los monstruos y los fantasmas.

Con el triunfo del racionalismo en el siglo XVIII, la imagen del Diablo palidece, pero no desaparece del todo, especialmente en los países protestantes del norte de Europa y Estados Unidos. Últimamente, la noción del Demonio se ha ido internalizando: va dejando de ser un personaje externo para pasar al lado oscuro del hombre, donde anidan las pesadillas de horror y violencia.

La figura de un ser espiritual antagónico a Dios no era parte de la cultura judía antes de Cristo. En el Antiguo Testamento Dios nunca advirtió a Israel sobre la existencia de un enemigo espiritual. De hecho es en el Nuevo Testamento donde se multiplican las menciones al Demonio, más cuanto más tardío es el escrito evangélico y, sobretodo, en el libro del Apocalipsis.

Esto explica la razón por la cual en la religión judía el Diablo es menos importante. Y es que, con un Yahvé tal como relatan, no se requiere de otro ser que explique el mal.

Para los hebreos, al parecer, el término Satán representaría a un ángel que cumpliría la función de un fiscal acusador delante de un tribunal presidido por Dios. No tendría poder para hacer más que el conferido por Dios.

En las religiones cristiana y musulmana se menciona al Diablo, más cuanto más fundamentalista es la doctrina. Se le confiere más poder al Mal para poder combatirlo con mayor fiereza. De esta manera, los fundamentalistas desarrollan una visión del mundo maniquea, bipolar: el Bien contra el Mal.


2.- Concepto irracional.

Satanás es el concepto más irracional de las doctrinas monoteístas que lo desarrollaron. Por un lado, este concepto era necesario para justificar el mal proveniente de una creación por parte de un Dios perfecto y amoroso. Pero, por otro lado, el mismo Dios amoroso protagoniza actos genocidas, hasta el punto de no dejar al Diablo necesidad de actuar en casi ningún episodio violento (cuestión que se ampliará en el segundo capítulo).

Si, además, consideramos que Dios es omnisciente, tal como nos predican las doctrinas monoteístas, Dios debería conocer la trayectoria del Diablo antes, incluso, de haberlo creado. Por esto, las acciones del Diablo serían, en buena lógica, plan divino. Esto queda corroborado en la lectura de los libros sagrados de aquellas doctrinas, donde queda plasmado dicho plan y su final. No parece que Satanás lo haya leído.

Si el Diablo no existiera, Dios tendría que inventarlo, ya que es necesario para el plan divino. ¿Os imagináis el acto más malvado del Demonio? Sería tan fácil como: "me declaro en huelga". Se viene abajo el plan; ¿y a quien le echaríamos las culpas?

Lucifer, "ángel caído, pero ángel al fin", debía ser un espíritu incorpóreo; sin embargo, se lo representa de manera grotesca, como una especie de macho cabrío con rostro humano, lúbrico y horrendo, o un ser deforme y ridículo.

Sus capacidades intelectuales tampoco parecen atractivas. Este concepto explicativo del mal requiere un ser cuya inteligencia sea una caricatura. De lo contrario, pondría en peligro el desenlace de los planes previstos en los libros sagrados (Biblia y Corán).

Bien sabemos que el temor al Diablo y al infierno contribuye al control social de la manera más irracional, toda vez que la participación exclusiva de un dios bondadoso no permite tener a una población atemorizada y a la iglesia de turno vigilante.


20 comentarios :

Atilio dijo...

Tema muy interesante y una entrada excelente, como siempre Riskov.

Anuncio: voy a especular.
Normalmente hablo de lo que se pero ahora haré una serie de conjeturas.

Me parece que hay una explicación a la aparente irracionalidad señalada por Riskov, aunque eso no significa que el concepto y personaje del demonio sea racional.

La razón por la cual a los judíos preocupa menos el tema del demonio como el mal, la razón por la cual es una suerte de acusador, un ángel bello e inteligente (las imágenes feas son posteriores y pertenecen a los fantasiosos cristianos) es porque el demonio fue condenado por desobedecer y no por algo inmoral de otro tipo.

Lo mismo vemos en el mito de Adán y Eva. No fue el polvo que se echaron, como dice la cultura popular impulsada por los brujos vírgenes y obsesionados con el sexo sino la desobediencia, como dicen los teólogos (vírgenes y obsesionados con el sexo pero en otros temas).

Lucifer cuestionó a dios y lo hizo con gran inteligencia. En los mitos primitivos no hay explicación del porqué Lucifer estaba errado, eso vino después con las apologética. Lo único que interesaba en un momento histórico fue la obediencia y el contenido moral o no de la orden o normativa no importaba, pues la voluntad del poderoso, monarca o dios era suficiente y estaba más allá de cualquier juicio moral.
Resabios de tipo "el monarca no puede equivocarse", el papa es infalible" y otros son fósiles meméticos de todo esto y son universales, es decir, fuera del contexto cultural judeo-cristiano-musulmán también.

Naturalmente la desobediencia se consideró el primer acto inmoral y eso puso en marcha una mutación que dio como resultado la moralina insoportable de los hombres con faldas y sombreritos que han arruinado tantas vidas con sufrimientos innecesarios y sadismo.
A su vez es eso lo que transformó la imagen de Lucifer de un ángel bello a un engendro mitad hombre y mitad animal, porque los animales follan en público y cuando quieren y son sumisos a sus deseos.
Es por eso que aparecieron todos esos engendros secundarios como los Íncubos, pequeños demonios que provocan sueños eróticos, particularmente en mujeres al sentarse sobre sus vientres.

Atilio dijo...

Lucifer fue un personaje intelectual que desafió a dios y fue castigado por la mera formalidad y no por el tema que sacó.
La palabra Lucifer significa "estrella de la mañana" (el planeta Venus), pero también fuente de luz y variaciones.
El rey Nabucodonosor II de Babilonia, según la tradición judía más antigua, fue condenado pro dios (no obedecer a los judíos, no reconocerlos como la verdadera fe, etc.) y llamado Lucifer también.
La asociación de Lucifer con el Diablo nunca fue realmente fundamentada bien, que yo sepa, y eso es común en mitología primitivas en donde los entes se transforman en otros "porque si".
Lo cierto es que de un monarca, el más poderoso del mundo en esa época, fuera de Asia Oriental y un angel inteligente y bello pasaos a un monstruo asqueroso y maligno solo porque no se le hizo caso a las órdenes de dios.

Es el origen del totalitarismo religioso, del integrismo, de la sumisión (islam), de la condena en caso de no obediencia (excomunión) y del rigor de las órdenes.
Y es primitivismo en su más clara expresión.

Algunas referencias bíblicas que he sacado de un sitio de crédulos:

La primera aparición de Satanás es en la forma de serpiente con Eva. Eso contradijo los dichos por algunos profetas entonces se inventó que los ángeles fueron creados en le primer día de la creación a pesar que el Génesis no diga nada.
Se los menciona cuando dios hace la Tierra y ellos "se regocijan".
Bueno, no se regocijaron tanto porque el más bello e inteligente se rebeló.

La rebelión es por SOBERBIA de ser como dios, de cuestionarlo, conforme a Proverbios 13.10, salmos 18.14, Ezequiel 28.12.19 que, en una contradicción espantosa dice algo imperdible:

""Hijo de hombre, entona una elegía sobre el rey de Tiro. Le dirás: Así dice el Señor Yahveh: Eras el sello de una obra maestra, lleno de sabiduría, acabado en belleza. En Edén estabas, en el jardín de Dios. Toda suerte de piedras preciosas formaban tu manto: rubí, topacio, diamante, crisólito, piedra de ónice, jaspe, zafiro, malaquita, esmeralda; en oro estaban labrados los aretes y pinjantes que llevabas, aderezados desde el día de tu creación. Querubín protector de alas desplegadas te había hecho yo, estabas en el monte santo de Dios, caminabas entre piedras de fuego. Fuiste perfecto en su conducta desde el día de tu creación, hasta el día en que se halló en ti iniquidad. Por la amplitud de tu comercio se ha llenado tu interior de violencia, y has pecado. Y yo te he degradado del monte de Dios, y te he eliminado, querubín protector, de en medio de las piedras de fuego. Tu corazón se ha pagado de tu belleza, has corrompido tu sabiduría por causa de tu esplendor. Yo te he precipitado en tierra, te he expuesto como espectáculo a los reyes. Por la multitud de tus culpas por la inmoralidad de tu comercio, has profanado tus santuarios. Y yo he sacado de ti mismo el fuego que te ha devorado; te he reducido a ceniza sobre la tierra, a los ojos de todos los que te miraban. Todos los pueblos que te conocían están pasmados por ti. Eres un objeto de espanto, y has desaparecido para siempre."

Aquí vemos que el demonio es asociado a otro hombre, otro rey: Tiro.
Esta versión del texto es actual. Hay que imaginar el primitivismo original con ejemplos de riquezas de nivel divino que son trivialidades como ciertas piedras preciosas y otros signos de riqueza terrenal.
claramente la imagen del demonio es la de aquellos reyes que no se rinden a la superstición judía que en esas épocas era tan conquistadora e imperialista como el cristianismo y el islam.

Atilio dijo...

De acuerdo a Juan 8:41-44 Satanás es el padre de los incrédulos, es decir, nosotros los ateos. Es obvio el por qué: porque desobedecemos a dios y esa pavada quemó a mucha gente en la hoguera y sigue hoy provocando sufrimiento por la histeria de los crédulos bárbaros.

Otras referencias son Satanás, el calumniador (Job 1-2), Satanás, el acusador de los hermanos (Zacarías 3), Satanás, el promotor de la falsa adoración (1 Corintios 10:19-20), etc.
Satanás también promueve las falsas enseñanzas. Como 1 Timoteo 4:1 dice: “Pero el Espíritu dice claramente que en los últimos tiempos algunos apostatarán de la fe, prestando atención a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios.”
Esto es la justificación del oscurantismo.

En fin, como vemos, el demonio es usado para justificar todas las acciones demoníacas de los crédulos religiosos, en una suerte de ironía sangrienta y cruel.

Bernat dijo...

Los creyentes en un Dios único y amoroso, necesitan justificar los males del mundo, puesto que el amor de Dios es irreconciliable con el sufrimiento de la humanidad. Lo primero que les vino a la cabeza a los inventores de ese dios, en la edad de bronce, fue ese personaje tan maquiavélico como es el diablo. Se inventó una historia ridícula: la rebelión de unos ángeles que “querían ser como dioses”. Dios castigó su soberbia echándolos del paraíso, pero la omnipotencia de ese mismo dios no pudo frenar las horribles acciones malignas que estos ángeles caídos ejercieron en el planeta Tierra. A esa “impotencia” de Dios, se responde lo mismo que cuando hablamos de libre albedrío. Según la estúpida teología, era necesario a Dios que los ángeles malos mantuvieran su libertad aunque con ella provocaran sufrimientos inhumanos a los humanos.

Cuando San Agustín ahondó en ese tema, se sacó de la manga el hoy conocido libre albedrío, que se justifica como una libertad que es necesaria para la “felicidad en la tierra” o como requisito imprescindible para la realización plena del ser humano. A Dios le es completamente necesaria esa libertad, ya que de lo contrario, el hombre sería como un “robot” que no tendría dignidad. Cualquier cosa, por estúpida que sea, se dirá a fin de justificar el mal del mundo y no culpar directamente a esa chapuza de Dios, quien en su omnipotencia no ha podido crear a un ser feliz sin necesidad de sufrimiento.

Tadeo Tintel Bernal dijo...

Si se me permite la insolencia, quisiera pedir que se cambie la palabra Lucifer -para no seguir manchando el buen nombre de ese dios latino - por Helel, que tengo entendido es el nombre original del dios rebelde ("Ángel" desde que se instaló el monoteísmo entre los semitas)

Angel Mendoza dijo...

Hay muchas mentiras en este escrito.

Quien no conozca a Dios quedará perturbado en la fe a Dios, y esto es lo que busca.

El objetivo que presenta este escrito es elevar al demonio tal y como el mismo lo quiere, al nivel de Dios y este ser despreciable jamás será Dios.
Asi mismo le hacen figura de un ser bueno y juzgado injustamente, un ser que no es culpable de nada.

El demonio para todo aquel que lo justifique es su dios y no el Dios de los Cristianos, pues solo hay un Dios que es revelado en plenitud por Jesucristo Nuestro Señor verdadero Dios y verdadero Hombre.

Bernat dijo...

Quien no conozca a Dios quedará perturbado en la fe a Dios, y esto es lo que busca.

Pues yo le conozco personalmente. Hicimos la mili juntos en la tercera compañía. Era muy cachondo. Nos pegábamos unas juergas nocturnas de aúpa. Le gustaba mucho el vino dulce y las hostias...bueno, las que se daba después de tomar tanto vino, claro.

Angel Mendoza dijo...

El Antiguo Testamento en múltiples ocasiones hace mención del demonio, y jamás se ha mantenido oculto a los judíos, en el Génesis se menciona y no se le conoce solo como demonio o satanás, también ser le menciona como belcebu, lucifer, ángel caído. Lean Génesis y varios libros del Antiguo Testamento como Daniel, Isaías y otros.

Quien a muerto por la espada ha muerto por seguir al demonio, escrito está y está como sentencia para todo aquel que le siga y se haga participes de su maldad.

No culpen a Dios, pues una ley se nos Dios y aquel que no la cumples perecerá y verán a su padre el demonio que los engaño y traicionó.

Los que han muerto en multitud han muerto por las mentiras del demonio, así que no caigan en las mentiras de este escritor satánico que pretende culpar a Dios y subir al demonio al altar de la inmundicia de la muerte.

Todo aquel que siga a satanás morirá eternamente y no por que Dios lo quiera sino porque ustedes mismos lo han decidido pues satanás es muerte.

Atilio dijo...

Parece que Mendoza tiene algunos problemas de comprensión lectora. Será por eso que lee la biblia?

Nadie dice que el demonio"se haya mantenido oculto a los judíos".

No hace falta decir que en ciertos libros es mencionado, como evidencia de lo anterior, cuando hay citas de esos mismos libros justo arriba.

Nadie estrictamente culpa a dios porque nadie ateo cree en dios, lo que se culpa o señala de manera metafórica es el error de juicio moral y la tonta doctrina de la justificación del mal y la inacción del supuesto dios.

Nadie aquí es un "escritor satánico" pues Satán tampoco existe.

Parece un personaje de película de horror de cine en blanco y negro, el Angel éste.

Riskov dijo...

Ángel, independientemente de las creencias que tengas y la doctrina que quieras seguir, es necesario que comprendas lo que lees para poder criticarlo.

Tiene razón Atilio: parece que tienes algunos problemas de comprensión lectora.

Dices:
"El objetivo que presenta este escrito es elevar al demonio tal y como el mismo lo quiere, al nivel de Dios y este ser despreciable jamás será Dios.
Asi mismo le hacen figura de un ser bueno y juzgado injustamente, un ser que no es culpable de nada."

Pues no. El objetivo de mi escrito es señalar a dicho personaje como el más irracional de toda la ficción bíblica.
Es decir, para que lo puedas entender, que el demonio es un ser de FICCIÓN que nadie racionalmente puede creer.

Dices:
"Todo aquel que siga a satanás morirá eternamente y no por que Dios lo quiera sino porque ustedes mismos lo han decidido pues satanás es muerte."

¿No ha quedado claro para el autor que ese personaje no existe?. ¿Alguien, además de Angel Mendoza, lo ha confundido?.

El demonio para todo aquel que lo justifique es su dios

Riskov dijo...

Fe de erratas: la última frase se me ha colado con el copy&paste.
¿Serán tretas del demonio?.

Jack Astron dijo...

Estás equivocado, Riskov, el demonio existe y ¡aquí está la prueba!

https://www.youtube.com/watch?v=eMvQ9pt3mpI

Jack Astron dijo...

Aclaro -para Angel Mendoza- que el comentario anterior no era en serio :)

Este tema del demonio ha dado para mucho. Las búsquedas en Google retornan cientos de miles de páginas, y las que alcancé a ver justifican sus afirmaciones citando versos bíblicos o declaraciones de "santos", como si esas frases tuvieran algún valor para probar la existencia de este ser fantasmagórico.

Aquí hay una que va un poco más allá. Se titula "Six Things Satan Doesn’t Want You To Know About Himself" (Seis cosas que Satanás no quiere que tú sepas acerca de él).

https://agapegeek.com/2009/11/01/six-things-satan-doesnt-want-you-to-know-about-himself/

1. Satanás NO quiere que usted sepa que él existe

2. Satanás NO quiere que usted sepa cómo opera

3. Satanás NO quiere que usted sepa que no puede estar en todas partes a la vez

4. Satanás NO quiere que usted sepa que su tiempo es corto

5. Satanás NO quiere que usted sepa que fue derrotado

6. Satanás NO quiere que usted sepa que tiene autoridad sobre él

¿Cómo sabrá el autor todo eso?

Atilio dijo...

Mira que son sagaces estos crédulos!!!
No hay demonio que tenga ninguna chance con estos genios!

Fui a la página y me encuentro con una declaración de ignorancia suprema como el eslogan del sitio:

"Usando la biblia para entender la biblia" (Using the bible to understand the bible).

No hay nada más que agregar.

Como digo bromeando a veces: los robots los van a poner a todos en granjas para que jueguen los unos con los otros...


Ibrahinm SciMath dijo...

"y no por que Dios lo quiera sino porque ustedes mismos lo han decidido pues satanás es muerte"... Claro, Diosito mismo lo ha dicho, ahora apliquemos esa lógica a otra situación, a ver qué pasa
Un ladrón te apunta con una pistola en la cabeza dándote dos opciones, darle tu billetera o morir. Obviamente tú, muy valientemente lo mandas a freír espárragos, y él te advierte por último vez las dos opciones: billetera o muerte... Eliges no darle la billetera y por lo tanto recibes el disparo y mueres
Bajo ese argumento, el ladrón no debe ir a la cárcel, no te mató. Tu has cometido suicidio porque elegiste no darle la billetera, elegiste morir

Atilio dijo...

Ibrahim se acaba de cargar a toda la biblia, el antiguo testamento, yisus y el apocalipsis. Todo es un absurdo luego de ese terminante argumento expuesto.

saludos!

Riskov dijo...

Ibrahinm: ¿ese es el dios en el que crees?; ¿esa es la libertad que nos da ese presunto dios?.

Es evidente que, en el ejemplo que has puesto, el ladrón no nos da libertad; al revés, nos la quita. "La bolsa o la vida" no es un escenario de libertad; nos restringe a dos opciones malas que, en condiciones normales, evitamos.

Pero si quieres hacer una analogía de dios-ladrón y creyente-víctima, allá tú.

Atilio dijo...

Riskov:

Tu o yo no comprendimos el comentario de Ibrahim y creo que eres tu.

Lee nuevamente o corrígeme, por favor.

Riskov dijo...

Pues es verdad. Leí rápido y me precipité. Entendí mal.

No estoy capacitado para estos debates... XD

Wm Gille Moire dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.