2016-07-28

155.- ¿Es Dios un ser artificial?


¿De dónde viene la idea de Dios?

El hombre primitivo dispone de un momento para reflexionar y piensa: "Bueno, este mundo en el que me encuentro es interesante", y luego, dada su condición de fabricante de objetos tales como herramientas y lanzas, se plantea una pregunta aparentemente lógica, pero falaz y traicionera: "Entonces, ¿quién hizo esto?"

Es una pregunta traicionera porque presume la existencia de un fabricante.


Pero nuestro hombre primitivo sigue reflexionando: "Bueno, dado que sólo conozco a una clase de ser capaz de fabricar cosas, quien hizo todo esto debe ser parecido a mí, aunque mucho más grande, mucho más poderoso e invisible, y como yo soy el más fuerte en mi grupo, él es probablemente un macho".

Y así tenemos la idea de un dios.

Luego, dado que fabricamos cosas con la intención de hacer algo con ellas, el hombre primitivo se pregunta: "Si él lo hizo, ¿para qué lo hizo?"

Ahora la trampa mental se cierra, porque el hombre primitivo piensa: "Este mundo se acomoda muy bien a mí, en él encuentro agua, alimento, refugio, todo lo que necesito", y llega a la ineludible conclusión de que quien lo hizo, lo hizo para él.

Es como si un charco despertara una mañana y pensara, "Es interesante el mundo en el que me encuentro; estoy en un agujero en el que encajo perfectamente, ¡debe haber sido cavado para mí!"

Debemos estar alertas ante esa tendencia natural.

Vivimos en el fondo de un profundo pozo gravitatorio, en la superficie de un planeta cubierto por una delgada capa de gas que orbita a 150 millones de kilómetros de distancia de una bola de fuego nuclear. El hecho de que consideramos todo eso como normal, es, obviamente, una señal de cuan sesgada tiende a ser nuestra perspectiva.



Traducción libre de un segmento de una presentación de Douglas Adams.

Enlaces:



35 comentarios :

Voltaire dijo...

Muy bueno.

Renzo dijo...

42 !!!

:-)

Riskov dijo...

Artículo muy interesante, que puede relacionarse con el "ajuste fino". Según este, nos han ajustado las variables para que nazcamos; este tipo de pensamiento es similar al antiguo, de antes de la teoría de la evolución. Ahora sabemos que somos nosotros los que nos hemos adaptado a las condiciones favorables para la vida de un minúsculo trozo del Universo que lo permite temporalmente.


Esa forma de pensamiento ("han hecho esto para mí", "han ajustado para que yo nazca") es tremendamente egocéntrica, sobretodo una vez que tenemos conocimiento científico para no caer en ese error.

b dijo...

A mi, lo que todavía me asombra, es la cantidad de personas que todavía le ven lógica a la cuestión de que todo tiene que tener un principio. Y digo yo, ¿acaso es más racional que algo no tenga un principio o que haya una regresión infinita de causas y efectos, o que todo sea eterno?

Dicen los crédulos que “de la nada, nada sale”…pero Dios sí puede salir de la nada. El Universo, no. ¿Y qué privilegio tiene Dios para salir de la nada que no tenga el Universo?

Dios sólo traslada la cuestión de la causa a un escalón más atrás, pero no resuelve el problema de la existencia. Dios sirve para explicar el Universo, pero no sirve para explicarse a sí mismo.

Esa cuestión, si mal no recuerdo –y que me lo confirme o desmienta Jack- ya la expuse en un tema “Del “qué” al “Quién”” en el que decía que, a la luz de la mente humana, no es más lógico ni racional un principio creador como primera causa, que la eternidad del universo, o que el propio universo sea “causa sui” o “per se”, o una regresión infinita de causas y efectos, sino que todas ellas son igualmente impensables o “indigeribles” para la razón humana.

Ninguna alternativa es más creíble que otra para una mente normal. ¿Por qué, entonces, se decanta por la primera causa incausada? Por la sencilla razón de que tanto la eternidad del universo o el hecho de que éste hubiera salido de la nada, o que existiera una regresión infinita de causas y efectos, prescinden de Dios y a los creyentes no les interesa. En cambio, si se inventan una causa externa al Universo, se la maquilla un poco, se la define como una “sustancia inmaterial” etc. etc. entonces la convertimos en un ser infalsable, al modo de Popper, y podemos blindarlo contra la razón ¡y ya me demostrarás, tú, que no existe!

En un programa de debate televisivo, donde participaba el público, en el que se hablaba de la existencia de Dios, una mujer todavía sacó a colación el argumento de causalidad de Tomás de Aquino. Veamos.

-Toda causa tiene un efecto,

-Como no puede haber una regresión infinita de causas y efectos,

-tiene que haber una primera causa, que es Dios.

Es curioso observar que si fuera cierta la primera premisa, lo que se deduce inexorablemente de ella es ¡precisamente la regresión infinita de causas y efectos! Que es lo que niega Tomás en la segunda premisa.

Si en un silogismo se utiliza en las premisas la palabra “todo” sin excepciones, entonces es todo. No hay medias tintas. Y si en un silogismo se utiliza la palabra “todo” en la primera premisa y, al final, resulta que hay una excepción, entonces es que algo está mal.

Si se acepta que TODO tiene una causa previa, Dios, o bien tiene que tener una causa previa también, o no puede ser una excepción a la regla.

En fin, esas son las mezquindades de los teólogos que encandilan a las mentes cándidas.

Bernat dijo...

No sé por qué me salió como autor en mi anterior mensaje, "b, dijo..." cuando hice lo de siempre. Bernat

Jack Astron dijo...

Hola Bernat. Google hace cosas raras a veces. Espero que no esté despertando, como Skynet :)

Aquí está el enlace a tu entrada Del "qué" al "Quién", donde analizas el tema:

http://jackrational.blogspot.cl/2013/06/67-del-que-al-quien.html

Después comento.

Saludos.

Jack Astron dijo...

Por lo que sabemos, la burbuja espacio tiempo a la que llamamos universo surgió hace unos 13.800 millones de años expandiéndose a partir de un punto más pequeño que un átomo sin aporte de energía: la energía positiva de la materia se anula con la energía negativa del campo gravitatorio. El fenómeno tiene toda la apariencia de ser natural, porque no se viola la ley de la conservación de la energía.

Lo que ocurrió en t=0 no está claro, pero podría ser un evento en un sustrato mucho más amplio y eterno, el cual no necesita haber tenido un inicio. No es necesaria una primera causa.

Coincido contigo en que "dios" no resuelve el problema, sino que crea uno mucho mayor.

Saludos.

Bernat dijo...

Y fíjate, Jack, que yo no he citado para nada el big bang, puesto que no tengo ni idea de ello por lo que, si lo hubiera citado como verdad en contraposición a Dios, habría incurrido en un argumento de autoridad "porque lo dicen los científicos" y no quiero caer en ello.

No obstante, insisto en que Dios no es ni puede ser nunca una alternativa y, aplicando el principio de parsimonia y tal como tú dices, Dios no sólo no resuelve el problema, sino que lo agrava.

Yo no sé si la teoría científica es cierta o no, ya que no tengo elementos de juicio para afirmarla o negarla, pero al menos sé que quienes están detrás de ella son gente que buscan la verdad y pueden demostrar su validez en base a la ciencia. Curioso es, además, que el padre de dicha teoría haya sido George Lametre, un sacerdote, y no creo que a nadie le guste tirar piedras sobre su propio tejado.

Bernat dijo...

Por otro lado, vuelvo a recalcar la poquísima importancia que tendría para mi ateísmo el hipotético hecho de que se demostrara la existencia de un principio creador que pudiera ser Dios. Mi ateísmo, y el de mayoría de ateos que luchan por la verdad, va mucho más allá de la mera negación de la existencia divina. Dicha lucha quedaría intacta aunque se demostrara a Dios, ya que lo importante de esa cuestión es, en realidad, si ese Dios es el Yavhé, Jehová, Alá, Krsna, etc. etc.

Si se demostrara la existencia de Dios, todas las religiones reclamarían ese dios para sí, pero no lo lograría ninguna ya que la falsedad de las religiones no se basa sólo en si Dios existe o no, sino -y sobre todo- en la invención de la voluntad de ese dios, de la moral correspondiente, de los ritos, de los cultos, etc. etc. Es decir, que todas las religiones seguirían siendo absolutamente falsas aunque se demostrara la existencia divina.

Un principio creador bien podría ser el conocido "primer motor" aristotélico, de quien el estagirita dijo, si mal no recuerdo, que una vez que hubo creado al mundo se desentendió de él y se dedicó a "pensarse a sí mismo".Y, por supuesto y tal como demuestra la experiencia, no se ve ningún indicio de intervención divina, a no ser que creamos en un maquiavélico, canalla y monstruoso ser divino.

Wm Gille Moire dijo...

¿No es suficiente ver que un jardín es hermoso sin tener que creer por ello que está habitado por las hadas? ---pregunta Douglas Adams.

Respuesta: Si las hadas existen, el jardín ES hermoso o puede llegar a serlo. Si las hadas no existen, ni el jardín ni la hermosura existen: lo único que hay son unos estúpidos átomos moviéndose estúpidamente, y una estúpida aglutinación de átomos llamada "cerebro" reaccionando estúpidamente al estúpido movimiento de los estúpidos átomos.

Bernat dijo...

No alimentar al troll

Wm Gille Moire dijo...

No soy troll. Expreso una intuición. Creo que es más o menos lo que siente toda persona que no se resigna a creer que todo es físico, o que sólo lo físico es real, y que tiene la esperanza de que haya algo más. Incluso hay ateos fisicalistas que desean o desearían estar equivocados. Sé de uno al que no le da vergüenza decirlo (leí hace poco su artículo en el Canal Ateo de patheos . com, pero no recuerdo su nombre). Supongo que hay muchísimos ateos como él, pero muy pocos se animan a decirlo públicamente.

Me gustaría preguntarle a Douglas Adams:

---Si todo es físico, ¿qué es la hermosura?

Tal vez él me respondería lo siguiente:

---La hermosura es nada, pero yo me conformo... para mí es suficiente... que a mí o a mi cerebro nos parezca hermoso.

Si así fuera, yo le diría:

---Ok, pero para mí no es suficiente. Yo quiero que la hermosura sea real, quiero que esté en el jardín, no en mi cerebro.

Andres dijo...

¿Alguien le podría decir al autor de este artículo, que las preguntas existenciales son de una distinta dimensión que lo utilitario?

Para quien haya escrito esta barrabasada entonces el Aleluya de Haendel tiene el mismo proceso interno al ser creado que un estofado o una mesa

Y después quieren que se les respete

Bernat dijo...

Andrés:

Como no te expliques un poquito más, se me hace difícil contestar tu comentario a favor o en contra.

No he entendido nada de nada.

Renzo dijo...

Bernat, lo que Andrés quiere decire es que canta el Aleluya cuando se pregunta sobre la existencia de un estofado en una mesa de dimensiones utilitarias y hacerlo le parece muy respetuoso.
Y si no es eso, es algo parecido a una barrabasada.

:-D LOL

Riskov dijo...

"Y después quieren que se les respete". Me recuerda lo que dijo aquel para acusar a una víctima de violación que iba en minifalda. ¡Qué bonitos recuerdos!.

Pero lo que más me ha emocionado es que, al comer un estofado, tiene el mismo proceso interno que al cantar el Aleluya de Haendel.

Bernat dijo...

¡Menos mal que me lo has explicado! Yo habría dicho que Haendel, cuando hacía estofado, aplicaba el mismo proceso que cuando componía el Aleluya.

Creo que Riskov también iba por ahí.

Si es que esa gente no se explica…

Bueno, a decir verdad, la buena cocina también necesita de una buena inspiración.

¡Al final, va a tener razón!

Andres dijo...

No me sorprende que no entiendan lo que dije
si les parece estupendo el articulejo posteado

Las preguntas existenciales provienen de una dimensión distinta en el ser: el deseo de autorrealización y la búsqueda de la verdad. Lo espiritual

El inventar cosas proviene de la necesidad de resolver problemas y está ligada a la inteligencia aplicado a lo funcional

Pobres.

Bernat dijo...

“Las preguntas existenciales provienen de una dimensión distinta en el ser: el deseo de autorrealización y la búsqueda de la verdad. Lo espiritual…”

Totalmente de acuerdo. Pero sigo sin entender tu crítica.

Lo que creo es que eres tú el que no ha entendido el artículo ni el tema del que se habla.

Yakuza Dylan dijo...

Quizás Andrés deba preguntarse pimero si existe "lo espiritual". ¿Tenemos pruebas que afirmen la existencia de un espíritu? No.

Recuerdo a un católico afirmando que la ciencia nunca podrá responder a esa sed "espiritual" que lleva a los artistas a la creación y que el arte está más allá y es irreductible, como una prueba de lo divino, etc. etc. Pero lo cierto es que el arte es abordable cada vez más por la psicología cognitiva y la neuroestética.

¿Han notado el desprecio que a ciertos creyentes les provoca el arte que no les habla de lo divino, sino que aborda al hombre desde lo puramente físico? Sí, un arte materialista. Sucedió en España con la novela naturalista y con las censuras durante la dictadura de Franco. Sucedió con los nazis y aquella exposición del "arte degenerado". Sucedió con el Rock, al que se le acusaba por degeneración, depravación moral y "decadencia" (¡cómo les gusta usar esa última palabrita, eh!)

Pero los viejos "carca" quieren Arte que les diga que el hombre es inmortal y trascendente. Vaguedades como "una dimensión distinta del ser". Suerte con eso. Pura espuma en la boca.

Andres dijo...

es que el arte es abordable cada vez más por la psicología cognitiva y la neuroestética

hablamos de ciencia y este señor habla de una ciencia aplicada y filosofía de la neurología

Lee antes de opinar

Bernat dijo...

Bueno. Sigo sin enterarme de si el estofado de Haendel ha sido creado con el mismo proceso o no. Me tiene intrigado...

Renzo dijo...

"...hablamos de ciencia..."

¿Quién, tú?, no me digas.

Aclara tus ideas antes de pretender escribir sobre algo que desconoces.

Jack Astron dijo...

Douglas Adams se refiere a hombres primitivos que no comprendían el mundo que habitaban e interpretaban la evidencia al revés, imaginando que algún ser superior había creado el mundo para ellos, cuando en realidad eran el producto de un larguísimo proceso evolutivo que los había adaptado a su medio ambiente.

Se podría pensar que ese error quedó en el pasado, pero persiste. En pleno siglo 21, millones de personas siguen creyendo que un ser superior creó el universo para los seres humanos. Más aún, imaginan que el creador prefirió a su comunidad y a sus antepasados, que les reservó un territorio y les dejó un libro especial.

El número de planetas en el universo visible es del orden del cuatrillón, así que seguramente abundan los planetas que orbitan en la región que permite la existencia de agua en estado líquido, pero muchas personas piensan que su dios personal creó la Tierra y la situó en la órbita precisa para que ellos pudieran calmar su sed y ducharse en las mañanas.

Es como si al observar que casi todas las grandes ciudades son atravesadas por un río se concluyera que dios los puso ahí para proveer de agua y de un medio de transporte a sus habitantes. Probablemente nadie lo creería porque se sabe que los ríos existían antes que las ciudades, pero en la enorme escala temporal cósmica y planetaria el asunto no es tan evidente.

Recordar ese error tan común ayuda a las personas menos informadas a no caer en él.

Voltaire dijo...

Me gustó el ejemplo del rio. Lo compro.

Andres dijo...

¿El error persiste? entonces el ser ateo es el camino indicado para la humanidad?

Marx Lenin y Stalin te darían un abrazo

el chiste se cuenta solo

Riskov dijo...

Cuando no se tienen argumentos racionales para defender una postura sale lo que expresa Andrés: cortas exposiciones meramente provocadoras.

Wm Gille Moire dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Bernat dijo...

Supongo que Andrés es de los que creen todavía que Dios puso los ríos al lado de las ciudades para que tuvieran agua y, también, que puso los desiertos donde no llueve...

Andres dijo...

que frescos son para decir "cuando no sabe..."
mientras que el dueño de este blog califica de error esto o aquello lo que le venga en gana y no cuadre con sus creencias

y asi quieren que se les respete?

Bernat dijo...

¡Uy! ¡Pero qué bonito el niñooo!¡Qué majooo!

EEG dijo...

Andresito cree que nos interesa su respeto.

Que' haremos sin el respeto de Andresito? Nos deprimiremos?

Ja Ja

Riskov dijo...

Lo dicho: cortas exposiciones meramente provocadoras. Es tan previsible...

Wm Gille Moire dijo...

Hay argumentos para defender el enfoque existencial o el fenomenológico. Preguntas como "¿quién soy?" o "¿qué hago aquí?" tienen sentido; son interesantes. No pueden desecharse sólo porque alguien proclama dogmáticamente que "lo espiritual no existe, no hay pruebas de su existencia". Pruebas las hay: la consciencia, los qualia, la sensación de ser yo, la intencionalidad, la comprensión, el sentido moral, etc (es sólo que no son pruebas contundentes o concluyentes). Y no necesariamente dicho enfoque fenomenológico presupone el teísmo: hay existencialistas ateos (puede que Andrés sea uno de ellos).

Sería bueno que leyeran un poco de Thomas Nagel. Ateo, naturalista... y pansiquista.

https://es.sott.net/article/20417-El-Hereje-Quien-es-Thomas-Nagel-y-porque-tantos-de-sus-colegas-academicos-lo-condenan

José el sabio dijo...

Parece que el niño Andrés se ha cagado!